3 reglas para hacerse rico sin importar su sueldo, según Philipp J. Müller

El año pasado, el millonario Philipp J. Müller publico su libro ‘Geld Richitig’, en el que explica las claves para que una persona se vuelva rica sin importar el dinero que gane mensualmente o su trabajo.  De hecho, la publicación fue bien recibida y ha alcanzado un gran número de ventas.

De acuerdo con Müller cualquiera puede ser rico, siempre y cuando, aprenda a pensar como lo hace una persona con mucho dinero. Pero advierte, que la vida de alguien adinerado no es como la muestran en las películas: fama y derroche.

Ser millonario significa convertirse en un consumidor responsable y consciente, que sabe manejar su dinero porque ahorra, evita las deudas, controla sus gastos y analiza cada paso que va a dar en términos económicos.

Müller sí que sabe de eso. Estudió principios de inversión cuando estaba en la escuela y, con tan solo 23 años, fundó su primera empresa de inversiones. Su experiencia y trayectoria le han permitido conocer los secretos para lograr la independencia económica.

«Para mí (independencia económica) significa poder hacer lo que quiero todos los días y durante el tiempo que quiera. Sobre todo, quiero pasar mucho tiempo con mi familia«, afirmó el escritor a la revista ‘GQ Alemania’.

El hombre dio algunos de los consejos que contiene su libro para la publicación mencionada. Así las cosas, estas son la claves para hacerse rico sin importar cuánto gana.

Ahorrar es fundamental

El experto asegura que, a diario, las personas deben cuestionarse si quieren disfrutar a corto o largo plazo. «Quieres gastar dinero en el quinto par de zapatillas hoy porque piensas que las necesitas, pero luego solo las usas una vez«.

Por ende, aconseja no esperar a ver cuánto dinero sobra a fin de mes, sino siempre ahorrar una parte fija de su salario tan pronto le paguen.

Además, Müller considera que se puede ahorrar en todo momento, no solo con el salario. Revise cuáles son los gastos en los que puede encontrar ahorros potenciales, por ejemplo, considera que se puede gastar menos dinero comiendo en casa y evitando pagos que no son realmente necesarios.

«Muchas personas no se dan cuenta de cuánto dinero pueden ahorrar si deciden llevar alimentos y bebidas de su casa a la oficina«, destacó.

Evite los caprichos

«Cabe preguntarse si realmente necesita tener símbolos de estatus como un teléfono móvil caro o un coche grande«. En ese sentido, el experto resalta que hay gastos que no son necesarios y son en realidad caprichos motivados por la publicidad.

Si bien es cierto que puede darse gustos, analice si realmente está en la capacidad económica de comprar algo tan caro. En pocas palabras, no adquiera nada que no pueda pagar o a lo que no le sacará el máximo provecho. Esta regla aplica para la ropa, los accesorios, la tecnología y las vacaciones.

«También hay un gran potencial de ahorro en vacaciones. ¿Realmente tiene que ser el viaje de larga distancia, en el que gastas rápidamente dos o tres meses de salario?«, cuestionó.

En este punto también es importante que no haga compras respondiendo a sus emociones, es decir, no adquiera nada innecesario porque se siente triste o enojado.

«Puede poner una nota en su billetera que diga: ¿Realmente necesito esto?. Con el tiempo, se vuelve un hábito hacerse esta pregunta y ni siquiera necesita el papelito», manifestó al medio citado.

¿Tiene deudas? Solucione 

Aunque lo mejor es no tener deudas, si las tiene, lo primero que debe evitar es endeudarse más para solucionarlas. «No entierres la cabeza en la arena«, dijo el experto.

Lo fundamental es que haga un balance de sus finanzas: anote qué deudas tiene, analice su capacidad de pago y en cuántos meses podría saldarlas. Una vez tenga una descripción real de su economía, busque acuerdos con los bancos o con la persona a la que le debe.

«Esto lo distingue de la mayoría de los demás deudores de una manera positiva», afirmó.

Pero si no está en la capacidad económica de saldar la deuda, entonces espere a que sea su acreedor el que lo busque y negocie.

Adicionalmente, Müller recomienda usar el 50 % de su salario para saldar deudas y el otro 50 % para ahorrar. «Se trata de pensar como una persona rica. Su propia riqueza, independientemente de la cantidad, crece a través del ahorro«, sugirió.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp