Cómo solicitar un crédito con el Fondo Nacional del Ahorro para vivienda

El Fondo Nacional del Ahorro es una empresa comercial del Estado que se encarga de facilitar a los colombianos la compra de vivienda mediante sistema de ahorro voluntario, o vía cesantías, junto a la creación de modelos de subsidio y beneficios que acerquen la posibilidad de adquirir casa a cualquier persona.

Lo primero que usted debe hacer para sacar un crédito del Fondo Nacional del Ahorro (FNA) es afiliarse a la entidad, con su cédula y el formulario de ingreso diligenciado; lo segundo, acordar un ahorro programado, según sus ingresos, para obtener el puntaje mínimo para aplicar a una de las modalidades de crédito del FNA.

Usted podrá aplicar a un crédito de vivienda en el Fondo Nacional del Ahorro vía ahorro voluntario, o por cesantías. Debe tener mínimo 400 puntos como ahorrador del FNA, que se logran cumpliendo con las cuotas acordadas en un tiempo establecido.

Las tasas de un crédito con el Fondo Nacional del Ahorro van entre un 5,50% efectivo anual (EA) hasta un 9.0 EA dependiendo de la modalidad, ingresos y respaldos necesarios.

Estos son los pasos para acceder a un crédito hipotecario con el Fondo Nacional del Ahorro:

1. Recibir asesoría: allí una persona del FNA analizará su solicitud, contrastará sus ingresos y capacidad de pago, los fondos ahorrados (voluntarios o cesantías) y le dará la indicación de cuál es el mejor camino para obtener el crédito, también la modalidad (leasing, en pesos, en UVR, etc.). En este un simulador para calcular un crédito según el valor de la vivienda.

2. Radicación del crédito. En este paso, que se toma ocho días, se entregan los formularios, la documentación requerida según el tipo del crédito, se hace la digitalización de los documentos, y se verifican las referencias entregadas.

3. Análisis y oferta. En una semana, el Fondo Nacional del Ahorro, una vez ha analizado la documentación, precio de la vivienda, capacidad de pago, monto ahorrado, le genera una carta de oferta en donde le propone las condiciones de su crédito, apegado a las políticas vigentes del fondo y a las opciones de subsidios y beneficios que se encuentren activas.

4. Legalización del crédito. Esta es la parte más larga, que se puede tomar dos meses y medio, pues contempla el avalúo del inmueble, estudio de títulos, avalúo comercial, procesos notariales, con registro inmobiliario, entre otros, dependiendo si es una vivienda nueva o usada, lo que puede alargar o acortar el proceso.

5. Desembolso. Esta parte es más rápida: una vez se surte todo, el Fondo Nacional del Ahorro ordena girar a la constructora o dueño del inmueble que va a comprar el valor del crédito. Además, se generan las garantías de pago, con las cuales se emite el giro del dinero, fecha en la cual comienza a contar el primer mes para el pago de sus cuotas hipotecarias en las condiciones y valor que se acordaron previamente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp