Consejos para lograr una Navidad amigable con las mascotas

Este 16 de diciembre comienzan las novenas de aguinaldos. Muchas personas se reúnen con familiares, amigos y conocidos para celebrar, compartir momentos, alimentos y villancicos.

Pero algunos no tienen en cuenta a sus mascotas en las celebraciones de Navidad; ellas pueden llegar a pasar malos ratos a causa de los ruidos, las visitas y la alteración de su cotidianidad. La recomendación es tener una Navidad pet friendly, que incluya a perros y gatos.

Hay que insistir en un NO rotundo a la pólvora

Es necesario insistir en evitar el uso de cualquier artefacto pirotécnico, por mínimo que sea. El sentido de la audición de perros y gatos es mucho más sensible que el de los seres humanos y puede traer consecuencias nefastas, físicas y de comportamiento.

No en vano, hace pocos días se dio a conocer la cifra de los animales que fueron afectados con la pólvora en la Noche de las Velitas: el número de animales muertos y desaparecidos aumentó en todo el país.

La pirotecnia genera en perros, gatos y otros animales domésticos y silvestres aturdimiento, estrés, desorientación, miedo, depresión y angustia, entre otras manifestaciones fisiológicas como aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, vómito, incontinencia de orina y heces y quemaduras en la piel. De hecho, exponerlos a la pólvora puede llevarlos a sufrir paros cardiorrespiratorios y causarles la muerte.

Además, las mascotas a las que no se les cuida adecuadamente o están en situación de calle buscan protección y refugio, por lo que sufren accidentes con automóviles o pierden a sus tutores.

Evite llevar a perros y gatos a lugares concurridos

No lleve a sus mascotas a recorridos para ver alumbrados navideños: actividades de este tipo, en las que suele haber aglomeraciones, les causan estrés. Ahora, si planea hacerlo tenga en cuenta:

– Llévela siempre bien sujeta por un collar o traílla y con bozal (en caso de requerirlo).

– Debe tener identificación: placa en el collar o microchip.

– Planee con antelación la hora y el lugar: lo ideal es que intente hacerlo en los horarios menos concurridos y que los recorridos no sean exigentes físicamente para los animales.

– Si su mascota es de raza pequeña, llévela siempre en sus brazos: en las aglomeraciones los animales pueden sufrir accidentes como fracturas y pisotones.

Además, las mascotas a las que no se les cuida adecuadamente o están en situación de calle buscan protección y refugio, por lo que sufren accidentes con automóviles o pierden a sus tutores.

Evite llevar a perros y gatos a lugares concurridos

No lleve a sus mascotas a recorridos para ver alumbrados navideños: actividades de este tipo, en las que suele haber aglomeraciones, les causan estrés. Ahora, si planea hacerlo tenga en cuenta:

– Llévela siempre bien sujeta por un collar o traílla y con bozal (en caso de requerirlo).

– Debe tener identificación: placa en el collar o microchip.

– Planee con antelación la hora y el lugar: lo ideal es que intente hacerlo en los horarios menos concurridos y que los recorridos no sean exigentes físicamente para los animales.

– Si su mascota es de raza pequeña, llévela siempre en sus brazos: en las aglomeraciones los animales pueden sufrir accidentes como fracturas y pisotones.

Las comidas navideñas no son para ellos

Aunque las mascotas quieren compartir con usted los platos típicos de estas épocas, tenga en cuenta que algunos pueden ser tóxicos o causarles vómito, diarrea, obesidad o sobrepeso. Los alimentos prohibidos de estas festividades incluyen:

– Embutidos: tienen alto contenido de sodio y grasa que traen problemas metabólicos y sistémicos.

– Pavo: la piel es difícil de digerir y metabolizar para los perros. Además, las salsas dulces generan problemas en la dentadura.

– Huesos: al masticarlos se producen astillas que se incrustan en dientes o encías; también pueden producir perforaciones del tracto gastrointestinal.

– Cebolla y ajo: causan anemia en los perros.

– Aguacate: tiene persina, que es tóxica para perros y gatos; produce problemas gastrointestinales y respiratorios. Algunos perros se ven motivados a ingerir la semilla y pueden atragantarse.

– Frutas: además de que algunas contienen altos niveles de fructosa (azúcar), algunas como las uvas (naturales o pasas) producen problemas renales.

– Frutos secos: maní, almendras y nueces, entre otros, pueden producir obstrucciones gastrointestinales. Además, tienen altos niveles de sodio y algunos animales son alérgicos a ellos.

– Dulces: chocolates o dulces con café son tóxicos por contener teobromina (potente estimulante del sistema nervioso y circulatorio). Además, pueden producir obesidad o sobrepeso.

– Alcohol: por su tamaño y fisiología, el alcohol es incluso más peligroso para ellos que para los humanos: genera alteraciones en el comportamiento, intoxicaciones graves e incluso puede producir coma en perros y gatos.

Genere un espacio tranquilo para las mascotas cuando haya reuniones en la casa

Muchas mascotas, en especial los gatos, se ven alteradas por la visita de personas desconocidas y manifiestan signos de estrés cuando hay ruido excesivo en casa.

La recomendación es que disponga de una habitación especialmente adaptada para su perro o gato: que tenga cama, juguetes, comedero y bebedero, arenera sanitaria y música relajante, entre otros elementos.

La idea es que permanezcan ahí mientras se reciben las visitas. También es válido recomendarles a sus invitados, en especial a los niños, que se abstengan de manipular a los animales: ellos pueden tornarse agresivos ante situaciones de estrés.

Decoraciones navideñas

Estas deben ser seguras para toda la familia, incluidas las mascotas: proteja los cables, las conexiones y las instalaciones con cinta u otros elementos; los adornos deben estar hechos con materiales resistentes y que no tengan superficies filosas; ubique la decoración en lugares que no obstruyan el paso normal de las mascotas y asegúrela adecuadamente; aleje de los animales elementos potencialmente riesgosos.

Recuerde que la poinsettia, planta de Navidad, flor de pascua o nochebuena, tiene una toxina que, al ser masticada, causa a perros y gatos náusea, vómito y diarrea.

 

Fuente: El Tiempo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp