Publimayo.com.com

Especies invasoras: un problema mundial que varía por el carisma

Publicidad LaPuyaRadio.com

Según la Real Academia Española, el carisma se puede definir como la capacidad de algunas personas para atraer o fascinar. En el caso de los animales, esta cualidad también puede ayudar a que sean introducidos y permanezcan con mayor facilidad dentro de un ecosistema como especies invasoras, según un estudio internacional publicado en la revista Frontiers in Ecology and the Environment

Ambas especies invasoras fueron introducidas en los ecosistemas de cada país y hoy generan graves afectaciones a la fauna y flora local, sin embargo las decisiones de acciones por parte de los Gobiernos han generado críticas de ambientalistas que piden soluciones distintas a la castración o la eutanasia, como la reubicación de estos animales, contrario a la visión de biólogos que respaldan en algunos casos estas decisiones.

Nataly Castelblanco Martínez, doctora en Ecología y Desarrollo Sustentable, asegura que “no es lo mismo manejar una especie como el caracol africano, al que nadie realmente le importa y nos parece feito, a un hipopótamo que es una especie tremendamente carismática, de hecho está dentro de las 10 especies más carismáticas del mundo, y eso tiene mucho que ver con que sea un mamífero. Fíjate una cría de hipopótamo es muy bonita, muy tierna, con esos ojotes, realmente como seres humanos tendemos a sentir empatía por los animales que nos parecen más tiernos”.

Especies invasoras alteran los ecosistemas

Castelblanco asegura que el gran problema con la introducción de especies en ecosistemas a donde no pertenecen es que terminan afectando la biodiversidad al no tener un contrapeso que les haga algún tipo de control poblacional, como son los depredadores o bien el mismo ambiente en algunos casos.

En Colombia especies invasoras como el pez león, el gecko, el caracol gigante africano y la hormiga loca han afectado gravemente los ecosistemas y han generado planes de acción para mitigar su crecimiento, sin embargo, en el caso específico de los hipopótamos, explica la experta “hasta el día de hoy no existe ningún plan de control. Para mí la especie invasora más problemática del país sin lugar a dudas son los hipopótamos”.

Ella, junto a otros varios biólogos y expertos, ha sido defensora de una estrategia mixta de contención para evitar el crecimiento de la especie en el país, que incluye inmunocastración, aislamiento y la eutanasia, pero que no ha sido en muchos casos bien recibida, debido, según su análisis, a ese carisma que generan estos animales y que hoy impide que se desarrolle un plan definitivo para lograr disminuir la curva de crecimiento de su población y al erradicación de la especie.

“La erradicación es cuando nosotros logramos incidir suficientemente tanto en la reproducción de la población como en las tasas de mortalidad para poder hacer que esta curva que tenemos para arriba disparada pueda irse para abajo hasta un punto donde no tenemos animales reproductores en vida silvestre, que es un reto enorme”, añade.

Además, según asegura, estas estrategias son también costosas y complejas, pues en el caso del sacrificio de los animales “la gente piensa que es supersencillo, y no, porque obviamente si se hace como se tiene que hacer, dentro del marco del bienestar animal para evitar al máximo el sufrimiento, el dolor y el estrés de estos animales, entonces no es de cualquier manera que se hace”.

Especies invasoras: un problema alrededor del mundo

Las especies invasoras y su carisma generan revuelo en todo el mundo, como en Italia, el único país de Europa que hoy sufre los estragos causados por la ardilla gris originaria de Norte América y que fue introducida hace al menos 70 años.

Según el estudio internacional que analizó el carisma de las especies invasoras, una campaña en defensa de los derechos de los animales que utilizó dibujos animados y las presentó como animales simpáticos ante la opinión pública contribuyó a que los esfuerzos de los programas de erradicación del gobierno de ese país fracasaran.

En las últimas semanas el Consejo Regional de ese país intentó una estrategia de erradicación que fue suspendida debido a nuevas protestas de ambientalistas. Estos animales amenazan actualmente la supervivencia de la ardilla roja, especie autóctona de la región.

Un caso similar pasa en Australia, donde los ‘brumby’, un tipo de caballo salvaje introducido hace casi 200 años y que afecta gravemente los parques naturales y la biodiversidad ha enfrentado a ambientalistas con científicos, en una lucha que tuvo que resolver la corte de ese país, que permitió que 10 mil brumbies –de los 25 mil que se estima hay– sean sacrificados para salvar la biodiversidad de varias zonas.
En un carta 69 científicos de la Academia Australiana de Ciencias aseguraron sin embargo que la estrategia no será suficiente

Publicidad LaPuyaRadio.com
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp