Quién no siente nostalgia cuando emigra a otro país y encuentra a miles de kilómetros un dulce colombiano. Un chocoramo nos puede transportar por un segundo a la infancia, y un arequipe, a los postres de la abuela que reunían a la familia.

Las colonias colombianas y latinas en países como Estados Unidos, España, Canadá o Australia han sido tradicionalmente el principal mercado de muchos productos típicos colombianos. Sin embargo, ahora estas exportaciones, también denominadas ‘de nostalgia’, se están reinventando para ganar terreno entre los nativos.

En este nicho, según un análisis de ProColombia, también tienen buena presencia los dulces como el Bom Bom Bum, las cholatinas Jet, el arequipe, el bocadillo veleño, las galletas Festival o Noel, el café Juan Valdez o el Sello Rojo y varias bebidas. Por ejemplo, es sencillo que los colombianos puedan encontrar en estos países jugos Hit o el aguardiante, entre otros muchos.

“Ahora lo importante es animar a que los empresarios exporten más y que aprovechen las ventajas arancelarias, dado que la mayoría de los destinos donde hay una numerosa comunidad colombiana tienen un acuerdo comercial vigente con Colombia. Vemos grandes posibilidades para conquistar no solo a los colombianos residentes en el exterior, sino también a los locales de cada país”, indicó Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.

Por ejemplo, Ernesto Fajardo, presidente de Alpina, dijo que productos como su avena, su arequipe o el mítico Bon Yurt llegan actualmente a 22 países, tales como Aruba, Curazao, Canadá, España y Reino Unido, y que su apuesta es seguir abriendo nuevos mercados en el futuro.

La conquista de la manzana de Postobón

No sería extraño ver a un noruego o a un islandés bebiendo en pleno gélido invierno la icónica gaseosa Manzana Postobón. Estos son dos de los países a los que la compañía de bebidas azucaradas nunca pensó llegar por su lejanía e, incluso, por su cultura, pero que hoy hacen parte de su estrategia de internacionalización.

En total, Postobón tiene presencia en 27 países. De estos, 10 son europeos. Los demás se ubican en América del Norte y Central y Suramérica, a excepción de Brasil. Además, también se pueden encontrar sus productos en Australia. Y en los últimos años han llegado a los países andinos y el triángulo del norte de Centroamérica.

Aparte de la Manzana, las marcas más apetecidas en el exterior son Colombiana, Uva Postobón y los reconocidos jugos Hit. Además, también está siendo bien recibido por el público internacional, especialmente entre los jóvenes, Hatsu.

En el último año, las exportaciones de la compañía han crecido en un 30 por ciento. Pero para hablar de las primeras ventas internacionales de Postobón, hay que remontarse a hace 26 años. Motivada por la demanda de los colombianos que llegaban a Estados Unidos y añoraban los sabores de la tierra, la compañía exportó los primeros productos.

Juan Carlos Cabal Valderrama, director de Comercio Internacional de Postobón, explica que la comunidad latina, en especial los colombianos, los venezolanos y los ecuatorianos, siempre es relevante para la compañía, pues ya conocen las marcas. Sin embargo, la estrategia es buscar cada vez más oportunidades y llegar a públicos diversos y globales con marcas como, por ejemplo, Hatsu, Speedmax y Mr. Tea.

Chocoramo: 1,3 millones vendidos al exterior

El Chocoramo ha hecho las delicias de los paladares colombianos generación tras generación y ahora está conquistando poco a poco el corazón de los consumidores en varias partes del mundo. Al mes, alrededor de 1,3 millones de unidades del mítico ponqué son distribuidas a nivel internacional en sus distintas presentaciones (el normal, el mini y el Chocobrownie).

Uno de los principales destinos de exportación es Estados Unidos, donde muchos de los colombianos radicados en ese país añoran este bocado de su infancia. Sin embargo, cada vez está siendo más conocido entre los estadounidenses, que una vez lo prueban tampoco pueden escapar a su tentación.

En el país norteamericano, los productos de Ramo están disponibles en la cadena de farmacias CVS, en los supermercados Food Bazaar en Nueva York, en los Bravo y en cerca de 10.000 máquinas expendedoras.

Aparte del Chocoramo, los consumidores también pueden comprar el ponqué Felicidades y pasabocas como Maizitos, Tostacos y Nachos. Y entre los planes de la compañía está exportar próximamente otro de sus productos típicos, como es el ponqué Gala.

El segundo mercado más importante para Ramo es Canadá. Igualmente, llega a otros como Australia, donde los productos se pueden conseguir en EzyMart, una de las más grandes cadenas de supermercados. Y también están presentes en Costa Rica y Chile.

Precisamente, este último mercado suramericano es de gran potencial para la compañía. Santiago Molano, director de Nuevos Negocios de Ramo, cuenta que le están apostando a fortalecer su llegada y que en el futuro quieren entrar en otros países de Centroamérica.

“Nuestro modelo se inicia por el mercado de colombianos en el extranjero, migra al latinoamericano para finalmente llegar al local. Por ejemplo, en Canadá hemos tenido una gran acogida entre los latinoamericanos, en especial los centroamericanos, y también los asiáticos, quienes tiene una presencia grande en ese país”, explicó.

Para alinearse a las tendencias del mercado internacional y que más personas consuman sus productos, la compañía lanzó nuevos empaques de Chocoramo: Choco Cake, barritas de Chocoramo, Chake Bar y Choco Brownie.

Se trata de una nueva versión que incluye una foto del producto y un descriptor de este con el fin de que las personas de diferentes nacionalidades puedan comprender fácilmente lo que están consumiendo cuando abren el producto.

¿Cómo ha sido el proceso de expansión de Ramo?

El proceso de exportación de Ramo se comenzó a planear desde el 2014; sin embargo, el proyecto arrancó a finales del 2017 a través de la apuesta a los procesos de ultracongelación y con los cuales se logra preservar las características de sus productos. Ello permitió a la compañía llegar en primera instancia a Estados Unidos con el chocoramo en tajada.

Desde ese momento a hoy, los resultados han sido positivos. Por ejemplo, durante 2019 hubo un crecimiento de 85 por ciento respecto al 2018 y en 2020 de 124 por ciento respecto a 2019.

Las expectativas para este 2021 también son muy buenas. Según Molano, esperan crecer 80 por ciento frente al año anterior y poder abrir nuevos mercados. La meta para el 2024 de la compañía es que las ventas en el exterior representen más del 10 por ciento.

El sabor del café colombiano conquista el mundo

En los últimos 15 años, el café prémium colombiano de Juan Valdez se ha ido expandiendo poco a poco por todo el mundo, y los consumidores hoy ya lo pueden comprar en más de 10.000 puntos de venta repartidos en 40 países.

Es posible adquirir el grano 100 por ciento colombiano tostado o liofilizado, ya esté en Australia, Nueva Zelanda u Oceanía, o si se encuentra en Rusia, China, Polonia o Rumanía, entre otros países. Además, si se vive o está de paso en Estados Unidos, también puede adquirir las cápsulas tipo keurig de la marca. Y en el futuro, entre sus planes está llegar a los Países Bajos, donde todavía no tienen presencia en retail.

Pero su expansión no acaba ahí, pues los amantes del café también pueden ir de manera presencial a sus tiendas ubicadas en 14 países. Actualmente, tienen presencia en Chile, Paraguay, Ecuador, Perú y Bolivia, y en diciembre se abrirá un local en Argentina. También cuentan con locales físicos en Panamá, El Salvador, Aruba, Costa Rica, Estados Unidos, España y Malasia.

Y para el próximo año ya anunció dos entradas más. La primera, en Turquía a través de una tienda en Estambul, y la segunda, en Catar con un local en Doha.

Pero su expansión no acaba ahí, pues los amantes del café también pueden ir de manera presencial a sus tiendas ubicadas en 14 países. Actualmente, tienen presencia en Chile, Paraguay, Ecuador, Perú y Bolivia, y en diciembre se abrirá un local en Argentina. También cuentan con locales físicos en Panamá, El Salvador, Aruba, Costa Rica, Estados Unidos, España y Malasia.

Y para el próximo año ya anunció dos entradas más. La primera, en Turquía a través de una tienda en Estambul, y la segunda, en Catar con un local en Doha.

El Aguardiente Néctar no falta en las fiestas
Si hay un licor por excelencia en Colombia, es el aguardiente. El guaro no solo está presente en muchas de las celebraciones nacionales, sino que también llega a los mercados latinos y poco a poco se está dando a conocer entre los nativos de esos países.

Jorge Enrique Machuca, gerente de la Licorera de Cundinamarca, cuenta que actualmente venden su aguardiente Néctar y su ron Santafe a Estados Unidos, España, Ecuador y Panamá.

El mayor mercado es el norteamericano, a donde exportan unas 400.000 botellas al año. El 70 por ciento de ellas son de guaro, y los más apetecidos son el verde y el azul. Del rojo, el más tradicional, se exportan algunas cantidades para los más nostálgicos.

Con alrededor de 150.000 unidades cada año, España es el segundo país más importante para la licorera. Justo ahora, para diciembre están preparando las botellas que serán despachadas rumbo al Viejo Continente. Y hacia el futuro, también cabe la posibilidad de llegar a Inglaterra con algunas cantidades.

La estrategia es llegar primero a esas colonias de latinos. Sin embargo, la apuesta para el futuro es conquistar al consumidor internacional. Para ello, la Licorera de Cundinamarca busca estar presente en muchas de las fiestas de esos mercados. Por ejemplo, hace unas semanas estuvieron en el Miami Rum Festival en Miami, Estados Unidos.

Además, hace unos meses la empresa lanzó en Orlando (EE. UU.) el Aguardiente Néctar Dorado, una edición que de momento solo se exportará y busca hacer un homenaje a la cultura indígena de Cundinamarca. En esta hay una mezcla de sabores colombianos como el maracuyá, el coco y el mango. Y ya van a ser despachadas rumbo a ese país unas 20.000 unidades.