Madre e hija, secuestradas por años por hombre que conocieron en Facebook

En la ciudad de La Plata, en Argentina, la intención de una mujer, de 38 años, de encontrar al amor de su vida en Internet derivó en más de 1.000 días de retención ilegal en contra de su voluntad y la de su hija.

La adulta afectada, según informó la Policía de la Provincia de Buenos Aires, había entablado una relación con un sujeto, de 47 años, a través de Facebook.

En un principio, se dice, el amorío marchaba sin contratiempos.

Inclusive, dada la supuesta fuerza del lazo que los unía, la mujer y su primogénita, de 14 años, se fueron a vivir con el hombre.

Sin embargo, con el paso de los meses, las cosas dejaron de marchar por la línea esperada y la señora optó por que lo mejor era terminar el vínculo.

Todo indica que esa decisión no habría caído del todo bien en quien era su pareja.

El sujeto, conforme reportaron las autoridades, expresó su renuencia a finalizar la relación de una forma profundamente delictiva: secuestrar a la mujer y su hija.

Después de 3 años, en los que las retenidas no podían salir a la vía pública sino era para retirar dinero, los vecinos de la localidad de Abasto, donde vivían, alertaron a las autoridades.

Esta semana, el presunto responsable fue capturado por agentes de la Policía bonaerense bajo el cargo de ‘privación ilegal de la libertad’.

Las mujeres fueron rescatadas y ya están a salvo en otro domicilio.

Los peligros de conocer personas en redes sociales

Ante una sociedad que ha depositado gran parte de sus esperanzas amorosas en el universo de Internet, algunos maliciosos han aprovechado la ‘libertad’ de la web para fingir identidades y cometer los peores delitos.

En días pasados, el caso de un deportista italiano que fue engañado por una mujer que fingió ser una supermodelo por 15 años puso de relieve que cualquiera puede ser víctima de engaños en las redes sociales.

Durante años, los casos de estafas, secuestros y robos han permeado los lazos que genuinamente algunos buscan en la red.

La recomendación de las autoridades es no entregar dinero ni información delicada a personas desconocidas.

Asimismo, tener siempre en cuenta que detrás de una foto o un correo electrónico se puede esconder una persona totalmente distinta a la que supuestamente se está conociendo.

En ese sentido, la cautela resulta trascendental para evitar ser víctima de los delincuentes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp