¿Por qué los trajes de los astronautas son tan caros?

Si se quiere ir al espacio, se debe contar con un numeroso equipaje, además de la nave para salir de la Tierra. Entre los elementos necesarios están los trajes espaciales que, según la Nasa, mantienen a salvo a los seres humanos de las difíciles condiciones que se pueden encontrar a kilómetros de distancia.

Casco, guantes, zapatos, visor, tanques y un traje blanco bombacho son algunos de los elementos que llevan los astronautas. Su imagen suele generar asombro debido al porte y la valentía que asumen para llegar hasta lugares recónditos de la galaxia.

El diseño y confección de sus vestidos esconde una millonaria cifra en el intento del hombre por conquistar planetas distintos.

Las inversiones de la Nasa

Un informe de la inspección de la Nasa (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio), publicado en agosto de 2021, señaló que la entidad gastó 420 millones de dólares (más de 1,5 billones de pesos colombianos) en el desarrollo de trajes espaciales desde 2007.

Los sistemas a la vanguardia de la ciencia y la tecnología justifican ese valor para la agencia porque se debe garantizar la vida de las personas en el espacio y la correcta comunicación con la Tierra.

Sin embargo, el mismo informe advertía que los astronautas de la Estación Espacial Internacional llevan trajes fabricados hace 45 años y que solo han sido modificados con el pasar de las décadas.

También se indicó que desde 2016 se invirtieron 232 millones de dólares en el proyecto xEVA, mediante el cual se diseñan dos nuevos trajes con el fin de usarlos en “fases dinámicas del vuelo lunar, viajes de microgravedad y excursiones de la superficie lunar”, se lee en el documento.

El nuevo diseño, que en total costaría mil millones de dólares (más de 4 billones de pesos), planea ofrecer mayor comodidad y movilidad para quien lo lleve.

De hecho, de acuerdo con la Nasa, “se eliminará el ‘salto como conejito’ de los astronautas que se ha experimentado durante las misiones Apolo”. Es decir: no tendrán que saltar una vez estén en la Luna, por ejemplo, pues se les facilitará caminar como si estuvieran en la Tierra.

Ante el impacto del covid-19 y los problemas de fabricación, la fecha para conocer el nuevo traje con cámaras de alta definición, sistemas de rápidos de captura de datos, audio de alta frecuencia, Wi-Fi, entre otros, se pospuso hasta noviembre de 2024.

El componente más caro de desarrollar son los guantes, según la curadora y experta Cathleen Lewis.

“Los astronautas los necesitan para tener destreza manual para hacer un trabajo significativo en el espacio. Si se ve el interior, se ve un sistema de poleas y cuerdas que lo mantienen unido”, comentó en charla con el medio especializado ‘Business Insider’.

Para Lewis no hay que pensar los trajes como ropa de trabajo normal, pues deben “proteger a un astronauta del vacío del espacio, de la radiación proveniente del sol y de otros cuerpos, y tiene que proteger contra partículas que viajan rápidamente a velocidad de 30.000 kilómetros por hora”.

‘Podemos hacerlo si se necesita’

A partir del informe citado, Adam Minter, escritor y periodista, calculó que un buen traje costaría 500 millones de dólares (2 billones de pesos colombianos).

“Con el reloj en marcha, la agencia debería recurrir a los emprendedores de alto vuelo de Estados Unidos para realizar el trabajo y volver a encarrilar la misión a la Luna”, afirmó Minter en una columna para el medio económico ‘Bloomberg’ ante el retraso en los diseños.

Elon Musk, la persona más rica del mundo y el fundador de Tesla, ofreció los servicios de su empresa SpaceX para fabricar los trajes.

“Podemos hacerlo si se necesita”, trinó de forma muy breve al conocer los datos del informe de auditoría.

Se sabe, como reseñó el medio ‘CNBC’, que la empresa espacial de Musk fabricó trajes para los civiles que fueron al espacio en la nave Crew Dragon. No obstante, la vestimenta solo protege en caso de incendio o si la presión normal de la cabina desciende abruptamente.

Eso sí, el magnate no dijo cómo lo haría y se limitó a decir en otro trino que los elementos de los trajes “parecían como si estuvieran muchos cocineros en la cocina”.

Por lo pronto, se espera que en 2024 se conozcan los últimos trajes para enviar una nueva excursión a la Luna.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp