Rigoberto Urán contrata al aficionado que le aguantó el ritmo en carretera

Rigoberto Urán lo volvió a hacer.

El ciclista antioqueño, de 34 años, sorprendió a todos sus seguidores con una muestra más de la simpatía que lo ha llevado a ser uno de los deportistas más queridos por los colombianos.

En su tiempo de receso, a la espera de entrar en fase de preparación para el calendario de competencias del próximo año, el hombre del equipo EF sumó un nuevo trabajador a las filas de su cadena de negocio ‘Go Rigo Go!’.

Se trata de Iván Darío Jiménez, un floricultor de La Ceja, Antioquia, que se hizo popular hace un año por ‘pegársele a la rueda’ de Urán mientras este se preparaba para el Tour de Francia en el cual, a posteriori, terminó en el ‘top 10’ de la general.

“Mijitos vean pues, cuando le sale a uno la verdadera competencia en el camino”, dijo el carismático Urán en junio de 2020.

En ese entonces, tras la viralización del video del momento, Jiménez, de 54 años, fue invitado por el popular ciclista para hacer parte de una carrera virtual de preparación e incluso recibió de su mano una bicicleta y un uniforme.

Ahora, más de 365 días después, la relación entre Urán y el popular ‘Ivancho’ tomó un tinte laboral pues, de acuerdo con el deportista de Urrao, el floricultor con alma de ciclista es nuevo empleado de su último brazo empresarial: ‘La finca de Rigo’.

“Nos va a ayudar con el jardín y también va a hacer unos tours en bicicleta”
, explicó Urán.

En adelante, quien los vea rodando por las vías de Antioquia no debe tener mayores dudas: son del mismo equipo.

¿Quién es el popular ‘Ivancho’?

Iván Darío Jiménez es un antioqueño que se dedicó a la floricultura después de soñar con ser ciclista.

Según lo dicho el año pasado, la falta de patrocinio impidió que desarrollara una carrera profesional. Sin embargo, para entonces, su trabajo en Flores La Esmeralda era una excusa para ‘galopar’ en su caballito de acero durante los traslados desde y hacia su casa.

“A veces salgo de la empresa y subo a La Unión, a veces lo hago dos veces, así con uniforme y todo”, relató en ese entonces.

Ahora, con su empleo en el nuevo negocio de Urán, todo indica que Jiménez podrá mantener su oficio como floricultor y complementarlo con su vena ciclística.

‘La finca de Rigo’ está ubicada en la vía Llano Grande, en Rionegro, Antioquia.

El negocio, que incluye servicios de restaurante, bar y hasta taller de bicicletas, abrió hace un par de semanas y, por lo que se ve en redes sociales, le ha ido bastante bien.

Otra prueba de que Rigoberto Urán, además de ser un destacado ciclista, también es un gran empresario.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp