La avalancha lo dejo si nada, pero no acabo con las ganas de seguir en la lucha

Mauricio Leitón propietario del asadero de carne a la Llanera » El Botalon Llanero» había iniciado con su emprendimiento vía Pitalito antes de la entrada de Pueblo Viejo y el 31 de marzo 2017, se disponía descansar junto su esposa que en ese momento estaba en gestación cuando fueron sorprendidos por la avalancha de quebrada La Vijagua que llevaba todo lo que encontraba a su paso. «Por obra de Dios estamos vivos» sostuvo Leitón con su voz entre cortada que narra su situación con nostalgia porque esta catástrofe le arrebato lo que había conseguido con tanto esfuerzo y parte de ello aun lo debe a los bancos; del negocio solo recupero una mesa metros mas abajo llena de lodo lo que simbolizaba que todo no estaba perdido.
Después de 8 meses de enfrentar una situación difícil volvió abrir su negocio no con la misma capacidad inmobiliaria, pero mas fortalecido emocionalmente, fe y muchas ganas de seguir en la lucha con decisión de exponer sus conocimientos en el ámbito de la culinaria y especialmente en asar carne a la Llanera los fines de semana y en el transcurso de semana chorizos caseros con toque especial.
El Botalón Llanero es un ejemplo de vida al igual que muchos comerciantes que hoy luchan por levantarse de esta tragedia que los golpeo, algunos con apoyo estatal y otros con sus propios méritos.
Hoy El Botalón Llanero atiende diagonal al colegio Fidel Monclar en la ciudad de Mocoa

PicsArt_01-16-07.32.35i

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp